Franco: «Todo está atado y bien atado»

Es conocida y aceptada por todos la famosa frase «Todo está atado y bien atado», pronunciada por Franco respecto de la idea del mundo por venir que éste tenía. ¿Qué hay de cierto en ella…?

No cabe ninguna duda, son documentos públicos, que Franco, junto con otros, por la sencilla razón de haber sido el Jefe del Estado durante algunos años, sentó las bases de la transformación política a través de una serie de decretos; los cuales tenían como finalidad la perpetuación del régimen. Un régimen catalogado por algunos como “derecha socialista” (la izquierda socialista nunca le perdonó que fundara la Seguridad Social; pues sólo podían ser ellos los llamados a hacerlo). Y en el fondo tenía razón. ¿En qué sentido…?

Si se mira detenidamente a todos los partidos políticos que actúan en el Congreso de los Diputados, se verá enseguida que en buena medida son los herederos del franquismo… no sólo por una simple cuestión temporal (“de la Ley a la Ley”), sino ideológicamente… y genealógicamente… los apellidos no mienten. Mirando la lista de apellidos de los integrantes del PP, PSOE o incluso de Partidos Secesionistas, se verá que muchos provienen de gentes que actuaron en el franquismo con total impunidad.

Esto puede decirse de otro modo; a saber: el PSOE es el heredero de la Falange (no sería la primera vez que José Bono sustituyera a su padre en reuniones del partido), el PP el heredero del Opus Dei y los Partidos Secesionistas, como Esquerra, PNV o incluso ETA, son los herederos del Carlismo (de ahí su odio al Borbón); con lo cual, las tres familias que manejaron el Movimiento Nacional durante el régimen de Franco siguen manejando los destinos de la política española. Incluso en contra, muchas veces, del único partido político que de verdad se opuso al franquismo y que fue el Partido Comunista de España.

Franco, vivo, nombró al Rey, consiguió cierto despegue de la economía y preparó planes y programas que luego, ya muerto, vinieron a cristalizar en el proceso llamado “Transición”. El Rey, el mismo Rey, con su cabeza intacta y no separada de su cuerpo; los partidos políticos, las mismas caras y apellidos (con sus cabezas también unidas a sus troncos); y los poderes económicos, los mismos que ya venían actuando. Un poder económico, institucional y administrativo cuyas “familias” sólo han necesitado una mínima adaptación a la realidad de los tiempos.

«Soy un demócrata de toda la vida» … «Desde el cuarto de baño siempre he luchado por la democracia, mientras Franco gobernaba». Por sus palabras los conoceréis.

Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Franco: «Todo está atado y bien atado»

  1. Pingback: Càsting monàrquic | Giliet de Florejacs

  2. Peliyot dijo:

    Se acepta el anonimato como animal de compañía…
    Debemos suponer que lo dicho: «… era un hijo de puta y ya está», se hace con la intención de insultar; pues no pocas veces se oye «hijo de puta» como elogio. Ignoro si el tipo lo fue o no, no tengo ni idea de quién era su madre ni el trabajo que tenía, pero caso de haberlo sido: ¿Cómo podrían catalogarse a los hijos de los hijos de puta…? Porque claro, si lo que se dice es que sus hijos políticos, incluso genéticamente políticos, siguen ahí, de alguna manera podremos llamarlos. Me inclino por llamarlos «nietos de puta»… y ya está…; que sería lo políticamente correcto… Y así no entramos en contradicción… ¿verdad…?

  3. Peliyot dijo:

    Bueno, no era “principado” en realidad; algunos reyes de Aragón eran “Reyes de Aragón y Condes de Barcelona”. Se podría estar de acuerdo en lo de hablar claro, no así en que haya cosas que se puedan discutir; a ver… se pueden discutir, pero no sirve absolutamente para nada; eso de que «hablando se entiende la gente» son palabras propias de un Borbón, pero no de nadie sensato: hablando no se entiende y nunca se ha entendido la gente. Si se quiere hablar claro, lo primero, sería determinar en qué idioma; cosa que no tiene nada que ver en si es en catalán o español, sino en la dialéctica que se utiliza. Es decir, en estas palabras: «Lo que convendría ahora, y que no pasará, es una gran coalición de quienes desean imprimir un rumbo decidido en el país, que para eso son mayoría y tienen la legitimidad para plantear los ciudadanos qué sacrificios serán necesarios para superar la crisis económica y la nacional.» ¿De qué país se está hablando; de qué mayoría se está hablando; de qué legitimidad se está hablando; de qué ciudadanos se está hablando; de qué crisis nacional se está hablando…? El texto, para un votante de ERC ó del PP podría tener significados distintos. Eso no es hablar claro, sino de manera oscura y confusa. Decir que Colón era catalán y además de sangre real de la familia real catalana, no arroja claridad por ninguna parte. Presuponer que en una eventual “consulta”, el sujeto consultado sólo puede ser el sujeto catalán, pero no el sujeto español, es querer nadar en la oscuridad. Probablemente, todo esto suceda, por la imposición de la neo-lengua que se lleva implantando desde ni se sabe. La aplicación de «bueno», por ejemplo, sólo es válida si cumple ciertos requisitos; decir «España es buena», para el neo-parlante, suena a incoherencia evidente; como lo sería para un estadounidense, en plena guerra fría, oír «los rusos son buenos». El “input” «bueno» sólo sería de aplicación a «catalán», «secesión», &c.

  4. Pingback: Ho tenim tot penjat « Monjoies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s