Declaración de la Armonía… ¡Y no se detuvo a nadie…!

Aunque parezca increíble, que lo es, los responsables del Partido Comunista de China han permitido esto… y el Ejército Revolucionario del Pueblo no ha detenido a nadie.

Celebrado en Qufu, provincia de Shandong, donde nació Confucio, se celebró durante dos días, por iniciativa de Xu Jialu, el Primer Foro Nishan sobre Civilizaciones Mundiales, en el que se reunieron más de una centena de ideólogos idealistas, espiritualistas chinos, y una treintena de extranjeros, predominantemente católicos. No consta la asistencia de ningún agente mahometano, ni tampoco la de ningún representante hispano, ni siquiera algún embajador de la alianza civilizatoria pro-islámica zapateril. Lo que parieron estos altos, ingenuos, estúpidos e inútiles “pensadores”, fue lo siguiente:

“El 27 de septiembre de 2010, un día antes del 2561 aniversario del nacimiento de Confucio, el más grande pensador y maestro de la antigua China, y con ocasión de revisar la sabiduría de su época, nosotros, los abajo firmantes, con ocasión del Primer Foro Nishan sobre Civilizaciones Mundiales, proclamamos la siguiente Declaración de la Armonía:

Preocupados por el estado actual de los asuntos mundiales; inquietos ante el futuro común de la Humanidad; afligidos por la brutal realidad de la guerra, las masacres y los conflictos; enfrentados con el deterioro del medio ambiente global, los seres humanos están perplejos y confundidos en todas partes.

Después de haber reflexionado y reconocido solemnemente la sabiduría de nuestros predecesores, propugnamos la armonía; propugnamos la bondad; propugnamos la tolerancia; propugnamos el decoro y la gentileza; propugnamos la fidelidad y la confiabilidad; propugnamos «no hacer a otros lo que no quieras que te hagan a ti»; propugnamos «amar a todas las criaturas como nos amamos a nosotros mismos» y «la unidad del Cielo y de la humanidad»; propugnamos el principio de que «mientras disfrutamos de la belleza de nuestra propia cultura, apreciamos también la belleza de otras civilizaciones»; propugnamos el convencimiento de que dentro de los cuatro mares, todas las personas son hermanos y hermanas; propugnamos un mundo armonioso y el principio de «armonía en la diversidad».

Con el fin de construir un mundo armonioso, y con el fin de conservar nuestro planeta común, reclamamos la comprensión mutua y el respeto para resolver las disputas; reclamamos el diálogo y la comunicación como medio para evitar conflictos; reclamamos la frugalidad y las bajas emisiones de carbono para asegurar la sostenibilidad de nuestra madre tierra; reclamamos la solidaridad y la colaboración para construir juntos nuestro futuro.

Esperamos y rezamos para que nuestras peticiones y deseos encuentren eco y sean asumidos por todo el Mundo.

Esperamos y rezamos para que nuestras peticiones y deseos se conviertan en prácticas comunes para todos los seres humanos.”

Repito: ¡NO SE DETUVO A NADIE…!

[Cf: Sección “Ante la República Popular China”, «Declaración de la Armonía», El Catoblepas, nº 103, Septiembre/2010]

Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s